ROCK EN ASCENSO

Rock en Ascenso es un blog destinado a las bandas que recién están empezando y que quieren jugar en primera. Será un espacio para que los seguidores puedan revivir recitales que hayan dado sus bandas. Podrán enviar fotos, dibujos, cuentos y todo aquello que quieran que se publique de su banda.

23.9.06

Mastifal en El Teatro

14.9.06

Divina Lokura, el viernes en Loca BohemiaDivina

Lokura tocará por segunda vez, este viernes 15 a las 22 hs.Constituida hace seis meses, la banda del Abasto continúa presentandosu nuevo tema "Loco Andar". Martín Sosa (voz, guitarra, armónica), Sebastián Gómez (bajo), MartínVerón (guitarra, coros) y Cristian Inzillo (batería), apuestan a losseguidores del rock y de nuevas bandas. "Recién empezamos pero tenemos algo en claro: queremos crecermusicalmente y devolverle a la gente lo que nos fue dando", afirmaMartín, cantante de la banda. "Tenemos mucha expectativa, pero vamospaso a paso". Además de "Loco Andar", los chicos de Divina Lokura deleitarán a supúblico con covers de La Renga, Divididos y los Redondos, sinolvidarse del homenaje a Pappo. La entrada a Loca Bohemia (Av. La Plata 727) costará 5 pesos conconsumición. Por cualquier consulta, escribir adivinalokura22@hotmail.com. Mariana Irouléguy

26.7.06

Participá!! No te quedes afuera...

Para más datos comunicate a rockenascenso@gmail.com

8.7.06

“Volví a sentir que estoy vivo”

Presentación del tercer disco de Jóvenes Pordioseros en El Teatro de Flores. De pronto se escuchó: “Voy a invitar a una banda amiga”. Y subió Pato Fontanet y su banda, Callejeros. Inesperado. Tan inesperada fue su presentación después de lo ocurrido el 30 de diciembre de 2004 en Cromañón, que las diversas respuestas fueron aún más encontradas. Rock en Ascenso no va a juzgar. Solamente va a centrar este espacio en las palabras de un cantante de rock. “Volví a sentir que estoy vivo”, anunció Pato. Era lo que buscaba, volver a sentirse vivo. Nadie puede olvidar a las 194 víctimas de la tragedia y de ese 30 de diciembre que quedará grabado en las retinas de los amantes del rock. Todos podríamos haber estado ahí. Cualquiera que le guste el rock hubiera podido ser una de las 194 personas. Suena trágico, pero es la verdad. Como también es cierto que cualquier banda que estuviera en el nivel de Callejeros, a un paso de salir del under, podría haber estado ahí. Suena trágico, pero es la verdad. “Soy un muerto encerrado en un cuerpo vivo, soy un vivo que hace tiempo se murió”, dice uno de los temas del nuevo disco de la banda de Villa Celina. Y así viven, y así sienten, y así piensan. Que culpen a una persona de 194 muertes no debe ser nada fácil de llevar, y más aún cuando una de ellas es tu novia, es alguien de tu familia, es un amigo. Cada uno tiene la libertad de reaccionar y de tomar partido como quiera. Pero no de juzgar, pero no de acusar, pero no de sentir como el de al lado. Las 194 víctimas no se recuerdan sólo los 30 de diciembre. Se recuerdan en cada momento, en cada situación. Podes pasar con el bondi por la plaza de Once y que se te forme un nudo en la garganta. Podes ir a un recital de Los Gardelitos y escuchar “Korneta no se murió, está tocando con Pappo para los pibes de Cromañón”, y que se te llenen los ojos de lágrimas. Podes ir caminando por las calles porteñas y ver buzos de Callejeros puestos en los cuerpos de sobrevivientes que pudieron salir o sobrevivientes que no fueron por casualidad. Podes haber estado en el recital de Jóvenes Pordioseros y haber mirado la cara de los chicos y saber cómo se puede sentir un músico cuando, después de haber tocado dos temas, corten el sonido y la gente se vaya. Cada uno puede pensar como quiera y tomar el partido que más le guste. En eso estamos de acuerdo. Entonces dejemos que Callejeros tome su propio partido y vuelva a tocar, porque eso los hace felices. Volver a tocar no es olvidarse de lo que ocurrió ese día. Volver a tocar es homenajear a las 194 personas que murieron, y otras tantas que quedaron heridas física y emocionalmente por ir a ver a una banda de rock. Volver a tocar es “alivianar un poco el sufrir”... Nada más. Mariana Irouléguy

27.6.06

Divina Lokura se presenta el viernes

25.6.06

Fiesta puramente Gardeliana en Obras

Los Gardelitos se presentaron en el Estadio Pepsi Music (ex Obras) el viernes 23 y sábado 24 con motivo de la grabación de su primer disco en vivo, y donde deleitaron a sus seguidores tanto con la elección de temas como en la producción del show. Si bien todavía les queda la fecha de hoy, los integrantes de la banda están plenamente satisfechos por la respuesta de la gente y no pararon de agradecerles durante el show. El sábado, Eli Suárez, Horacio y Martín Ale (padre e hijo) subieron al escenario luego de que la familia gardeliana les hizo el aguante durante dos horas recordando a Korneta (padre de Eli y creador de Los Gardelitos), que murió hace dos años. “Korneta no murió, está cantando con Pappo para los pibes de Cromañón”, entonaba el público seguido de un aplauso que erizaba hasta la piel del más reacio al rock. Una orquesta de violines, una pareja de bailarines de tango, dos pantallas, un invitado (Willy Crook, tocando el saxo en “Y todavía quieren más!”) fueron detalles de la producción del recital de la banda del Bajo Flores. El show estuvo dividido en tres partes. La primera fue “El Canto de los Ángeles”, donde incluyeron temas como “Amando mi guitarra”, “Los chicos de la esquina” y “Llámame”. La segunda se denominó “Ciudad Oculta”, que contó con el éxito de Los Gardeles como “América del Sur” o “Hay que enterrarlos vivos”, referido a la dictadura. En la tercera parte se pudieron escuchar temas como “Monoblock”, “Nadie cree en mi canción”, “Cobarde para amar” y “Una rosa en el humo” (tema escrito por Korneta que nunca llegó a grabar). Cuando el público fiel a Los Gardeles no quería salir de su momento de felicidad, Eli anunció el final y la banda se despidió con tres temas: “Los Querandíes”, “El último hombre del bar” y “Gardeliando”. “Gracias por esta fiesta y por recordar a Korneta con alegría, como hay que recordar a todas las personas que no están con nosotros”, dijo Eli y el estadio explotó en un aplauso. Los Gardelitos dieron un paso importante al llenar dos Obras y a la espera de un tercero, que los aleja cada vez más del under. Sin embargo, la banda de Korneta, Eli, Martín y Horacio, va a seguir haciendo el rock que sabe hacer y seguir copando hasta el lugar más recóndito del país. Los Gardelitos siempre serán homenajeados en este sitio por ser una banda que siempre quiere estar en ascenso para beneficio de la familia gardeliana. Mariana Irouléguy

24.6.06

Vía Varela presentó su nuevo disco “Picado Grueso” con un muy buen show

“La cultura es de todos. Cada uno de nosotros pone su granito de arena para que el rock sea tomado en cuenta dentro de la cultura”, dijo Limón García, cantante de Vía Varela, ante su público que fue a ver a la banda a El Condado el viernes 23. Ninguno de los seguidores se perdió cada detalle del show. No faltaba ni la clásica bandera colgada al pie del escenario ni la excelente producción que tienen los recitales de la banda que nació en zona sur allá por 1990. Entradas rojas y juegos en las mesas (cartas, dominó y juego de la oca) dieron el toque que los diferencia de otros recitales pero que tiene tan acostumbrados a los seguidores del grupo. El recital en El Condado tuvo como objetivo la presentación de su nuevo disco “Picado Grueso”, editado en el 2005, que cuenta con el tema “No es que lloró”. Además del tema número cuatro del disco, cantaron el tan esperado “Palo y Palo”, “Subís, bajás”, “El Regreso” (que no es muy común que lo canten) y “La consentida” (uno de los respiros del show). La banda contó con la presencia del cantante y el charanguista de Pampa Yakuza y con la voz de La Senda del Kaos. Una extraordinaria respuesta del público fue precisamente lo que provocó que el recital se transformara en una fiesta y terminaran cantando todos arriba del escenario y los músicos tocando abajo, caminando entre las mesas. Si bien los integrantes de Vía Varela definieron en su momento de “locos” a los seguidores que van a cualquier lado para ver a la banda, esta vez la locura colmó hasta el rincón más recóndito del lugar. Con las clásicas ropas que le regala la gente, Vía Varela demostró una vez más que un músico es aquel que puede mirar, desde arriba del escenario, a cada una de las personas que lo fue a ver sin terminar mirando a la masa. Una vez más, Vía Varela demostró que tiene futuro propio y no muy lejano. Mariana Irouléguy

22.6.06

La Chancha Muda, antes de grabar su CD

15.6.06

Bulldog en El Teatro... 7 y 8 de julio

10.6.06

Tipitorex: Los Tipitos presentaron nuevo CD en el Luna

Los Tipitos presentó el viernes 9 en el Luna Park su primer CD “oficial”, Tipitorex Vivo, frente a un público joven y fiel que esperó desde temprano que su banda saliera a brindar lo que sabe hacer. Comenzaron con Trip y terminaron con Brujería. En el medio pasaron 29 temas que la gente escuchó, cantó, aplaudió y admiró, luego de oír varias veces (ya resultaba molesto) que no se podía fumar y que estaba prohibido sacar fotos, filmar o grabar el espectáculo. Los Tipitos lograron pasar por muchas sensaciones en dos horas de show. Emoción, cuando Raúl Ruffino, voz de la banda, tocó “Sólo figuras” con las copas; atención, cuando presentaron nuevos temas como “Innatural”; admiración, cuando subió Lito Nebia para tocar el piano en “Una casa”; exaltación cuando se escucharon los éxitos como "Silencio", "Búsquenla" y "Brujería". “Nada más real que esta noche”, dijo Raúl mirando a la gente que aplaudió cada movimiento y cada palabra del cantante. Si bien el show comenzó con algunos problemas de sonido, se caracterizó por el cálido ambiente que se mantuvo entre la gente y la banda. "Pan y vino, pan y vino, el que no grita Tipitos para qué carajo vino...", entonó la gente. El público, que no pasaba los 20 años en su mayoría, fue colmando de a poco las sillas del Luna y fueron saliendo de a poco creyendo que no terminaba. Y así fue... los fans de la banda salieron con el alma colmada de ambiente Tipito. Ahora ya se fue y estoy cansado, mi mente no paró de repetir, quizá todo sea una locura, piénsalo así... No, no fue una locura como dice la letra de "Flasheadito". Fue real. Los Tipitos dejaron atrás el recital del Luna, pero tienen un gran futuro por delante. Mariana Irouléguy.

14.5.06

A 2 años de su muerte...

Nunca lo vi. Nunca lo tuve enfrente. Nunca fui a su recital. Pero lo empecé a conocer cuando Eli me dijo: “Él quería que lo recordemos cantando por eso igual hicimos el show”. Y los ojos se le llenaron de lágrimas. Y sentí tanta emoción dentro mío como si lo hubiera conocido de toda la vida. A 2 años de su muerte, Los Gardelitos siguen haciendo recitales y recordando a Korneta como él quería. Ese jueves 13 de mayo de 2004 fue para el ambiente del rock un puñal por la espalda. Pity le dedicaba “Cobarde para amar” en el recital de Intoxicados. Eli y Bruno tomaban la decisión de seguir con la banda. La familia gardeliana se preparaba para un funeral extraño. Extraño porque estaban despidiendo a alguien a quien iban a recordar por siempre. A ese tipo, que con su barba blanca y su traje, le daba lo mismo tocar en Cemento o en Ciudad Oculta. En la villa lo recuerdan con anécdotas y con pintadas en las paredes. La persona que hoy organiza el festival nunca se va a olvidar del instante en que Korneta se emocionó cuando su hijo trajo una buena nota en su cuaderno escolar. “Era un tipo simple. Un excelente tipo”, lo definió bajando la mirada como recordando más anécdotas que quedarán en su corazón. ¿Todavía quedará el calorcito de la fogata que armaron los seguidores de la banda en frente de la sala velatoria del Bajo Flores? ¿Todavía quedará encendida esa sensación de incertidumbre de los seguidores que fueron a escuchar los temas que había escrito Korneta pero sin su presencia? Lo que sí estoy segura es que quedan las ganas de gritar: Korneta no murió, Korneta sigue vivo, Korneta es puro rock ‘n roll. Gracias Gardeles por seguir dando esa música que alguna vez imaginó Korneta cuando yo ni siquiera había nacido y por seguir pensando en tocar sólo para llenar el alma y no para llenar bolsillos. Mariana Irouléguy

1.5.06

El Falcon del Amor

Todos los jueves a las 20hs. desde Mataderos, Buenos Aires, por la FM 92.5 Frecuencia Zero (por Internet a todo el mundo (www.frecuenciazero.com.ar ).
Una hora de Rock para pensar en nosotros... en todos nosotros

25.4.06

Percobarocho colmó las expectativas del público

De a poco se fue llenando y las mesas se fueron ocupando. Padres, madres, hermanos, amigos, chicos y chicas que iban a disfrutar de un muy buen recital. Ese fue el punto de encuentro de todos los que apostaron por Percobarocho el viernes pasado. El sueño se estaba por terminar de cumplir porque había empezado cuando iban a tocar en el Teatro Colonial y aumentado cuando tuvieron la noticia de que El Condado era de ellos. Fer, Martín, Matías, Seba, Negro y Chiche esperaban ansiosos en camarines. Del otro lado del telón, la gente se iba acumulando. Ya se empezaba a sentir la adrenalina... Mientras Martín afinaba las guitarras, Seba contaba qué le había pasado en el día. Fer se ponía un colgante que le había prestado el cantante de Calvicie Inminente, invitado en uno de los temas. Hasta que alguien dijo: “Che, empecemos”. Y empezaron... Las luces se apagaron y el público empezó a gritar los nombres de los integrantes de Perco (como le dicen los amigos). Lo único que faltaba era que subieran los chicos. Y subieron... Desde Momentos de una mente extraña hasta El bar de la vuelta. Todos los temas que el público quería, estaban esa noche. Por eso no faltó el tema para que Fer se sentara a cantar tranquilo a su público. Ni tampoco faltó lugar para que recordaran que los votaran en el Bombardeo. Ni faltó tiempo para que Matías bajara del escenario tocando su armónica para seguirlo a Fer que ya deambulaba entre las mesas. Ni para que Chiche deleitara con uno de Fito. Ni para que Seba se desquitara pegándole a los platillos. Ni para que Martín tocara con la guitarra en la espalda. Nada faltó y todo alcanzó. El público salió más que conforme y ellos también. Los aplausos fueron tantos que se notaba la alegría de los músicos cuando bajaron del escenario. Y tan contentos estaban que la pregunta que me hicieron todos fue: ¿Te gustó? Acá está la respuesta. Mariana Irouléguy PERCOBAROCHO se terminó de conformar a fines del 2001. La primera vez que tocaron fue en el MateBar en diciembre del mismo año para 130 personas. Tienen dos discos Aquel lugar y Plan B. Forman la banda: Fernando Rimmaudo (voz y guitarra), Martín Rodríguez Monti (guitarra), Sebastián Carjuzaa (Batería), Gonzalo Zapata (Bajo), Aníbal Buonacorso (Teclado, Coros) y Matías Dhers (Armónica, Coros).

18.3.06

Pampa Yakuza, con un muy buen show en El Ateneo

El viernes 10 de marzo de 2006, Pampa Yakuza se presentó en El Ateneo ante una sala completa a las 23:30. A partir de las 22, la gente se empezó a agolpar frente al teatro. Con un público mayormente conformado por chicas de entre 16 y 20 años, las puertas abrieron para la venta de entradas. Afuera, los chicos de la banda Vía Varela repartía volantes anunciando su próximo show el 31 de marzo en El Condado. El mismo día en que Las Pastillas del Abuelo se presentarán en El Teatro de Colegiales. Algunas remeras de la banda de Liniers empezaban a rondar por Paraguay al 900. Los seguidores se empezaban a concentrar y El Ateneo abrió las puertas para el ingreso del público. De a poco la gente llenó la antesala del teatro. En es lugar, el merchandising de Yakuza estaba presente. Remeras de todos los colores; de todos los talles; para hombres o para mujeres;... Los CD’s de la banda estaban detrás de una vidriera esperando que algún seguidor se los llevara a su casa. Pines de la banda estaban todos juntos en una plancha. Todo estaba preparado para que sea un gran show. Más adelante, y al lado de un gran cuadro de Arturo Jauretche, estaban las fotos de Aztekas Tupro, una banda formada por algunos integrantes de Pampa Yakuza. Una decoración nunca vista en recitales de bandas grandes. Las fotos colgadas con broches pintados de un cordel. Desde el gran panel de fotos asomaban las caras de los cantantes. Se llenó la sala, los seguidores empezaron a aplaudir y a pedir Carnaval para tu desconsuelo, pero no la pudieron escuchar hasta el final, ya que la banda decidió cerrar el show con ese tema. Qué te anda pasandooooo, ohh ohhhh!!!!!! Con luces tenues, el telón se levantaba de a poco para que el público invocara a su imaginación para adivinar qué había detrás del escenario y para que los músicos vayan palpitando lo que se vivía en el público. Ese ida y vuelta se vivió durante todo el recital. Se notaba que los seguidores los conocían porque entre tema y tema, se escuchaban los nombres de los integrantes que venían desde el público. Vamos Hernán!!!! Vamos Gallego!!! Dale Seba!!!! A lo que ellos respondían con un Gracias... Eran esos chicos que los siguieron tanto cuando tocaron en varios lugares del Conurbano como en la Costa Atlántica. Había padres y abuelos que aplaudían cada tema sintiendo un profundo orgullo por los chicos. Y en cada tema como Brillante Sol o Buena suerte, los chicos se paraban y bailaban con el que tenían al lado. Saltaban, gritaban, cantaban, bailaban, era una fiesta, era el show de Yakuza. Pan y vino, pan y vino, el que no grita Yakuza para que carajo vino!!!!!!. Ole, ole, ole, ole, ole, ole, ola. Ohhhh, soy Yakuza, es un sentimiento, no puedo parar. Eran algunos de los cantitos que su público le dedicaba a la banda y ellos lo agradecían a más no poder. Pero en cada tema más tranquilo, la gente se volvía a sentar y cantaba desde su butaca a lo sumo acompañando con aplausos. No faltaron los temas dedicados a los 30 años del Golpe, como Dónde amarrará la historia. A lo que Hernán, el cantante, dedicó unos minutos a una reflexión y a la postura de la banda con respecto al tema. La gente respondió con un aplauso. Hernán, ya se convirtió como otras tantas bandas, en el “líder” del grupo y al que la gente respeta por lo que dice arriba del escenario. Por supuesto, tampoco faltó un tema sobre la década del 90: Skapando a los 90. Tanto el público como la propia banda estaba viviendo el primer recital del año y esa alegría se demostró tanto abajo como arriba del escenario. Después de varios hits, los chicos le cantaron a su público lo que tanto habían estado esperando durante todo el recital: Carnaval para tu desconsuelo. Ya nadie estaba sentado en El Ateneo, ya nadie dejaba de cantar. Y tanta fue la compenetración de la banda que todos los integrantes bajaron del escenario y cantaron el estribillo a capela, saltando con sus seguidores. Todos los saludaban, todos los querían tocar. Es verdad, ahora lo pueden hacer porque es una banda chica, pero que promete un muy buen futuro. Pampa Yakuza se iba del escenario, nadie le pidió Otra!! Otra!!. ¿Será porque la banda dio todo a su público? Seguramente, porque sus seguidores salieron del recital con sensación de plenitud, de haber vivido un gran show, y sin lugar a dudas, así lo fue. Mariana Irouléguy